Alejandra es argentina y vive desde 1988 en Europa. Cursó estudios universitarios con una orientación didáctica en La Plata, su ciudad natal, e hizo un doctorado en Filología Hispánica en la Universidad Central de Barcelona (España). Trabajó como lectora en Italia y como profesora de español, literatura hispanoamericana y teoría literaria en Hungría. Actualmente da clases de español en la Universidad de Ciencias Aplicadas y en forma privada.

Alejandra baila desde 1993, y hace ya muchos años que se dedica a la enseñanza del tango en Viena. También, da clases de tango en el Taller de Teatro de la Universidad Nacional de La Plata durante sus frecuentes estadías en Argentina. En Buenos Aires, concurre diariamente a milongas tradicionales, para disfrutar de la larga experiencia y del "abrazo" de los milongueros porteños y para ampliar, además, su experiencia en ese estilo.

Empecé mi carrera profesional bailando para diferentes orquestas de tango, entre ellas la orquesta típica "Band-o-Neón", a la que acompañé en sus giras por Austria y Europa de 1997 a 2001. En aquel entonces me resistía a enseñar tango porque me parecía que la enseñanza me haría perder la pasión por el baile. Después, con el tiempo, descubrí que junto a esa pasión por la danza podía sentir otra pasión: la de intentar que los demás disfruten del mismo placer que yo siento al bailar. Así fue como empecé a dar mis primeras clases y a organizar mi primera milonga. Mi milonga actual, "La noche de la morocha", existe desde 2002.

Me formé con milongueros de renombre como Cacho Dante, Pedro Monteleone, Eduardo Arquimbaum, Martha Antón y el "Gallego" Manolo, y con profesores y bailarines de reconocimiento internacional como Gustavo Naveira, Giselle Anne, Jorge Firpo, Verónica Villarroel, Aurora Lúbiz y Graciela González. Esta última ha sido la persona que más marcó mi formación como bailarina y docente.

Basándome en mis veinticinco años de experiencia e investigación en el campo de la enseñanza en general, trato de que mis clases sean dinámicas aplicando los principios de una didáctica moderna. El objetivo de mis cursos es que mis alumnos internalicen fácilmente lo aprendido, y se sientan, ya desde el comienzo, preparados para disfrutar del placer de bailar tango en su espacio natural: la milonga.